Cómo hacer un uso correcto de los servicios de radiodiagnóstico

En la práctica clínica los estudios radiográficos son una fuente importantísima de información para el diagnóstico, el tratamiento y el seguimiento de los enfermos. El amplio uso que de ellos se hace comporta riesgos de exposición conocidos. Desde hace muchos años, los trabajadores sanitarios se someten al control de la dosis de radiación que reciben, dado el riesgo carcinogénico que afrontan.

imagen de noticia
04 April, 2017 Principado de Asturias Imprimir

Un principio básico de calidad para proteger la salud de la población también comporta que los usuarios y los servicios sanitarios de todos los niveles dispongan de información actualizada sobre el riesgo de exposición repetida a estudios radiográficos, fundamentalmente TAC, Radiología de columna y otros.

El control de este riesgo resulta particularmente importante en la infancia. Con este objetivo el Comité de Radiología de Asturias ha elaborado este trabajo cuya difusión se promueve desde la Unidad de Coordinación de Atención al Cáncer del Servicio de Salud del Principado de Asturias siguiendo la Directiva 97/43/EURATOM del Consejo de la Unión Europea y el RD 815/2001 del Ministerio de Sanidad y Consumo, sobre la justificación del uso de radiaciones ionizantes y protección radiológica de personas por exposiciones médicas.

Dentro de las actuaciones preventivas sobre cáncer, el buen uso de la radiología es un elemento que debe responder a la evidencia y a la eficiencia del sistema y este es un ejemplo donde ambos conceptos van asociados pues no habrá actuaciones eficientes si no son adecuadas.

Por ello los profesionales deben disponer de esta herramienta básica de consulta.

Editado por última vez el: 23 March, 2020 Imprimir