Actualización del PCAI Hipertensión arterial

Este documento contiene una recopilación bibliográfica de recomendaciones clínicas realizadas por un grupo multidisciplinar de profesionales sanitarios que participan en la atención de pacientes con diabetes. Y han sido sometidas a un proceso de evaluación, consenso y adaptación a la realidad asturiana.

imagen de noticia
26 April, 2017 Imprimir

Este PCAI (Programa Clave de Atención Interdisciplinar) persigue establecer unas directrices de actuación homogénea en el proceso diagnóstico y el abordaje integral de la hipertensión arterial siguiendo criterios de calidad científico-técnica, con una optimización de los recursos sanitarios y sociales encaminados a lograr la satisfacción del paciente.

 

Esta es la última versión (octubre de 2013 que se modificará si se produce conocimiento científico relevante, fundamentalmente en aspectos o preguntas concretas en que las recomendaciones se modifiquen sustancialmente).

 

 

 

 

Recomendaciones clave 2013  

  • Se recomienda cribado oportunista de la hipertensión arterial (HTA) a las personas mayores de 18 años.
  • El punto de corte actual para definir la HTA en la consulta se sitúa en 140 mm Hg para la PAS y 90 mm Hg para la PAD. La elevación de la presión arterial (PA) por encima de presión arterial sistólica (PAS) 139 mm Hg o de presión arterial diastólica (PAD) 89 mm Hg se debe confirmar realizando dos determinaciones en cada visita en las mejores condiciones posibles y en, al menos, dos consultas más en semanas diferentes.
  • Uso de Automedida de Presión Arterial en el Domicilio (AMPA) en Atención Primaria (AP) deberá realizarse en pacientes seleccionados ante:
    • Sospecha de HTA clínica aislada (bata blanca):

      • - HTA Grado I en la consulta

      • - PA alta en individuos sin LOD asintomática y sin RCV alto

    • Sospecha de HTA enmascarada

      • - PA normal-alta en la consulta

      • - PA normal en consulta con LOD asintomática o RCV alto.

    • Identificación de efectos de bata blanca en pacientes hipertensivos.

    • Variabilidad de la PA en la misma o en diferentes consultas.

    • Hipotensión autonómica, postprandial, postural, siesta o inducida por drogas.

    • PA elevada en la consulta o pre-eclampsia.

    • Identificación de verdadera o falsa hipertensión refractaria. ¡modificado!

  • La monitorización ambulatoria de la PA (MAPA) en Atención Primaria está indicada en:
    • Sospecha de hipertensión de bata blanca:

      • - Hipertensión grado I en la consulta.

      • - PA alta en la consulta en individuos sin LOD asintomática ni RCV alto.

    • Sospecha de HTA enmascarada:

      • - PA normal-alta en la consulta.

      • - PA normal en consulta con LOD asintomática o RCV alto.

    • Identificación de efectos de bata blanca en pacientes hipertensivos.

    • Variabilidad de la PA en la misma o en diferentes consultas.

    • Hipotensión autonómica, postprandial, postural, siesta o inducida por drogas.

    • PA elevada en la consulta o pre-eclampsia.

    • Identificación de verdadera o falsa hipertensión refractaria.

    • Marcada discordancia entre la PA de la consulta y de casa.

    • Evaluación del descenso PA nocturno (dipper/no dipper).

    • Sospecha de hipertensión nocturna o ausencia de bajadas de la PA en pacientes con apnea del sueño, ERC o diabetes.

    • Evaluación de la variabilidad de la PA.¡modificado!

  • Realizar una cuidadosa historia clínica, una meticulosa exploración del paciente y la solicitud de las pruebas complementarias necesarias para descartar causas secundarias de hipertensión.
  • Deberá solicitarse interconsulta con atención hospitalaria ante:
    • HTA acelerada-maligna (HTA grave con retinopatía grados III-IV).

    • HTA muy grave (PA: 220/120 mm Hg).

    • Emergencias hipertensivas (ictus, síndrome coronario agudo, ICC)

    • Sospecha HTA secundaria.

    • Dificultades terapéuticas.

    • HTA y embarazo.

    • Completar estudios cuando en AP no se disponga de los mismos.

  • Se deberá estratificar a los pacientes por la presencia de factores de riesgo cardiovascular (RCV), lesión orgánica y enfermedades asociadas. Para determinar el RCV se propone la tabla de la Guía de las Sociedades Europeas de Hipertensión y Cardiología.
  • El objetivo será reducir las cifras de PA por debajo de 140/90 mm Hg en los pacientes hipertensos en general o incluso a niveles inferiores, si se toleran.
  • El objetivo en personas > 80 años será reducir las cifras de PA por debajo de <150/90 mm Hg.
  • El objetivo en pacientes diabéticos, con enfermedad cardiovascular establecida o con enfermedad renal será cifras de PA lo más cercana posible a 130/80 mm Hg.
  • Se aconseja reducción de peso, si sobrepeso u obesidad, y del consumo de sodio de la alimentación (5-6 g NaCl/día) evitando alimentos ricos en sal y grasas (patatas fritas, aperitivos salados, comida rápida preparada, embutidos, quesos grasos, conservas, ahumados, bollería). Se debe prestar atención a otras fuentes de sodio (preparados efervescentes, etc). ¡NUEVO!
  • Las medidas sobre el estilo de vida son recomendables para todos, especialmente en aquellos con PA normal-alta y factores de riesgo asociado para reducir el desarrollo de HTA. ¡NUEVO!
  • Para facilitar el logro del control de PA se recomienda iniciar tratamiento antihipertensivo de manera precoz teniendo en cuenta que el beneficio que se obtiene con el tratamiento reside en la disminución de la PA más que en el tipo de fármaco empleado.
  • El tratamiento deberá individualizarse en función del RCV del paciente, atendiendo a sus condiciones previas y las lesiones de órgano diana presentes, en términos de coste-eficacia.
  • Se consideran fármacos de primer nivel: diuréticos, β-bloqueantes, calcioantagonistas, IECA y antagonistas de los receptores de la angiotensina.
  • En todo paciente hipertenso deben abordarse los factores de riesgo modificables, con especial énfasis en:
    • Abandono del hábito tabáquico.

    • Procurar control eficaz de la glucemia en los pacientes con hipertensión arterial y diabetes.

    • Indicar tratamiento con estatinas en todos los hipertensos con enfermedad cardiovascular establecida o diabetes, dirigido a lograr concentraciones séricas de colesterol LDL <100 mg/dl o menos si es posible.

    • Recomendar el uso de acetilsalicílico en dosis bajas, salvo contraindicación o riesgo de hemorragia excesivo, en pacientes con enfermedad cardiovascular previa. Y pacientes mayores de 50 años con un aumento moderado de la creatinina sérica y enfermedad cardiovascular previa. El tratamiento antiagregante SIEMPRE debe iniciarse tras lograr el control de la PA.

Editado por última vez el: 26 July, 2017 Imprimir