Calidad en la Asistencia Sanitaria

Hoy en día se habla cada vez más de Calidad en la asistencia sanitaria. Sin embargo, pocas veces se define con sencillez que significa esta palabra y que consecuencias tiene tanto para el profesional como para el usuario de la sanidad.

imagen de noticia
05 April, 2017 Principado de Asturias Imprimir

Quizá la definición más sencilla de la calidad haya sido inspirada por el trabajo de W. Edwards Deming, un pionero del movimiento de calidad en la industria y que indica de Calidad es "hacer lo correcto en la manera correcta". En los campos de salud, esto significa ofrecer una gama de servicios que sean seguros y eficaces y que cubran las necesidades y los deseos del cliente. La calidad en los campos de salud ha sido definida en muchas formas.

 

Desde una perspectiva de salud pública, la calidad significa ofrecer los mayores beneficios a la salud, con la menor cantidad de riesgos a la salud, a la mayor cantidad de personas, dados los recursos disponibles. No obstante, otros definirían la calidad principalmente como el hecho de cubrir los deseos del cliente. Además, una buena calidad puede significar cubrir los estándares mínimos para una atención adecuada o alcanzar altos estándares de excelencia.

 

La calidad puede referirse a la calidad técnica de la atención; a los aspectos no técnicos de la prestación de servicios, tales como el tiempo de espera del cliente y las actitudes del personal; y a los elementos programáticos, tales como las políticas, la infraestructura, el acceso y la administración.

 

Históricamente, para los profesionales de salud la calidad ha significado calidad de atención clínica, es decir, prestar atención técnicamente competente, eficaz y segura que contribuya al bienestar del individuo. Por su parte, los gerentes de programas reconocen que los servicios de apoyo, por ejemplo, la logística y los registros, también son importantes para la calidad de los servicios. Para los elaboradores de políticas y los financiadores, entre los elementos clave con respecto a la calidad figuran el costo, la eficacia y los resultados para las poblaciones en su totalidad. La definición de calidad creada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) abarca las perspectivas de todos estos grupos: La calidad de atención consiste en el desempeño adecuado (según los estándares) de intervenciones confirmadas como seguras, que sean económicamente accesibles a la sociedad en cuestión y capaces de producir un impacto sobre las tasas de mortalidad, morbilidad, minusvalía y desnutrición

 

Por otro lado, desde la perspectiva del usuario de la sanidad, la calidad abarca otros elementos que no siempre son tenidos en consideración. El abordar las inquietudes del cliente es tan esencial para la atención de buena calidad como la competencia técnica. Para el cliente, la calidad depende principalmente de su interacción con el profesional de salud, de atributos tales como el tiempo de espera y la privacidad, la accesibilidad de la atención y, como lo más básico, de que obtenga el servicio que procura.
Cuando los sistemas de salud y sus empleados ponen al cliente por encima de todo, ellos ofrecen servicios que no sólo cubren los estándares técnicos de calidad, sino que también cubren las necesidades del cliente con respecto a otros aspectos de la calidad, tales como respeto, información pertinente, acceso y equidad.

 

El objetivo primordial de cualquier estrategia de calidad es asegurar una atención sanitaria de excelencia, personalizada y más centrada en las necesidades particulares del paciente y usuario y, por tanto, es preciso centrar los esfuerzos en apoyar a los profesionales en todo aquello que contribuya a favorecer esa excelencia clínica.

 

El Ministerio de Sanidad ha elaborad un Plan de Calidad para el Sistema Nacional de Salud cuyos principios pueden ser asumidos por todos los profesionales y gestores que trabajan en el ámbito de la atención sanitaria:

  • Centrado en las necesidades de pacientes y de usuarios

  • Orientado a la protección, la promoción de la salud y la prevención

  • Preocupado por el fomento de la equidad

  • Decidido a fomentar la excelencia clínica

  • Interesado en impulsar la evaluación de tecnologías y procedimientos con base en la mejor evidencia disponible

  • Capaz de generalizar el uso de las nuevas tecnologías de la información para mejorar la atención a pacientes, usuarios y ciudadanos y asegurar la cohesión de los servicios

  • Capaz de planificar sus recursos humanos con suficiente anticipación para cubrir adecuadamente las necesidades de los servicios

  • Transparente para todos los actores

  • Evaluable en el resultado de sus acciones

 

 

ENLACES de interés:

 

Plan de Calidad del Instituto Madrileño de Salud

Manual para la Acreditación de organizaciones y prácticas sanitarias (Servicio Valenciano de Salud)

Plan de Calidad del Servicio de Salud de Castilla la Mancha

Comparativa modelos de calidad en España

Editado por última vez el: 30 November, 2018 Imprimir
Información relacionada