El consumo de tabaco causa cada año más de 2.250 muertes en Asturias, el 69,3% en varones

-Este problema sanitario está en el origen del 17% de todas las defunciones entre la población mayor de 35 años -El viernes se celebra el Día Mundial Sin Tabaco para recordar que la exposición al humo produce graves daños -El Principado ultima un programa de prevención y control para reducir el hábito en las personas fumadoras

imagen de noticia
28 May, 2019 Imprimir

El tabaquismo provoca cada año más de 2.250 muertes en Asturias, el 69,3% en varones, y es la causa del 17% de todas las defunciones que se producen entre la población mayor de 35 años. Además, en este grupo de edad, el consumo de tabaco está relacionado con el 37% de las defunciones que se producen por neoplasias, enfermedades cardiovasculares y respiratorias, según los últimos datos del Registro de Mortalidad, correspondientes a 2017.

 

De todas las muertes atribuibles al tabaquismo, el 48% se deben a patologías respiratorias. Si esta cifra se segrega por sexos, el 35% afectó a mujeres y el 53% a hombres. Los tumores de tráquea, bronquios y pulmón causaron 618 muertes; y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), 216.

 

Los tumores respiratorios fueron responsables del 33% de los fallecimientos atribuibles al tabaco en hombres y del 21% en mujeres.

 

Las neoplasias, con 961 defunciones, representaron el 42% de fallecimientos atribuibles al tabaquismo. Las de origen respiratorio en laringe, tráquea, bronquios y pulmón son responsables del 68% del total de esas muertes.

 

Si se analiza el período de 1998 a 2017, se constata que el 19% del total de defunciones en Asturias es atribuible al tabaco. Durante ese tiempo, fallecieron 47.317 personas por esta causa, 2.365 al año.

 

El director general de Salud Pública, Antonio Molejón, ha ofrecido hoy estos datos con motivo del Día Mundial sin Tabaco, que se celebrará el viernes, y ha explicado que su departamento ultima un Programa de Prevención y Control del Tabaquismo 2019-2023 que se presentará próximamente. El objetivo prioritario de esta iniciativa es la mejora de la salud de la población a partir de tres planteamientos: evitar o retrasar el inicio del consumo, especialmente en jóvenes y adolescentes; facilitar el abandono del consumo entre la población fumadora y proteger a la no fumadora de la exposición al humo.

 

En la rueda de prensa han participado también el jefe del Servicio de Promoción de la Salud, José Ramón Hevia; el coordinador del grupo de Atención al Tabaquismo de la Sociedad Asturiana de Medicina Familiar y Comunitaria (Samfyc), José Manuel Iglesias, y Juan Roces, secretario del Colegio Colegio Oficial de Farmacéuticos de Asturias.

 

El Día Mundial sin Tabaco 2019 se centra en las múltiples maneras en las que la exposición al tabaco afecta a la salud de las personas:

 

· Cáncer de pulmón. Fumar tabaco es la principal causa de este tumor, responsable de más de dos tercios de las muertes por cáncer en el mundo. La exposición al humo de tabaco ajeno también aumenta el riesgo de cáncer.

 

· Enfermedades respiratorias crónicas. Fumar es la principal causa de EPOC, sobre todo en personas que comienzan a fumar a una edad temprana. El tabaco también exacerba el asma, restringe la actividad y contribuye a la discapacidad.

 

· Tuberculosis. Esta enfermedad daña los pulmones y reduce la función pulmonar, lo que se ve agravado por el tabaquismo. Los componentes químicos del humo pueden desencadenar infecciones latentes de tuberculosis.

 

· A lo largo de la vida. Los bebés expuestos en el útero a las toxinas del humo experimentan con frecuencia un menor crecimiento de los pulmones. Los niños pequeños expuestos corren riesgo de agravamiento del asma, neumonía, bronquitis, así como infecciones frecuentes en las vías respiratorias.

 

· Contaminación del aire. El humo de tabaco es una forma de contaminación del aire de interiores que contiene más de 700 sustancias químicas, de las que 69 se sabe que causan cáncer. Puede permanecer en el aire hasta cinco horas y pone a las personas expuestas en riesgo de desarrollar cáncer de pulmón, enfermedades respiratorias y reducción de la función pulmonar.

 

Dejar de fumar es beneficioso para todos. En personas con EPOC, el cese del hábito es primordial para detener el avance de la patología. Además, el riesgo de cáncer de pulmón se reduce progresivamente hasta casi igualarse al de las personas no fumadoras a los 15 años, por lo que cuanto antes se tome esa decisión mayores serán los beneficios.

Para mayor información, se puede consultar el siguiente enlace de la página Astursalud:

 

https://www.astursalud.es/en/noticias/-/noticias/dia-mundial-sin-tabaco-2019

Editado por última vez el: 03 June, 2019 Imprimir