El Ministerio de Sanidad plantea extender a otras comunidades la campaña de Salud Pública y la asociación gitana Unga contra la exposición de menores al humo de tabaco

 Esta actividad, pionera en España, se basa en el consejo breve entre iguales y se desarrolla en mercados y centros de culto

imagen de noticia
13 May, 2019 Imprimir

Técnicos de la Consejería de Sanidad y miembros de la Asociación Gitana Unga presentarán el 31 de mayo en el Ministerio de Sanidad la campaña contra la exposición de menores al humo de tabaco impulsada por la Dirección General de Salud Pública y el colectivo gitano. Esta iniciativa, pionera en España, podría extenderse a otras comunidades interesadas en abordar la misma problemática.

 

La campaña de comunicación en salud se puso en marcha para sensibilizar a la comunidad gitana sobre los peligros del tabaco, especialmente sobre la exposición de los menores al humo en las casas, los coches, las furgonetas y otros recintos cerrados.

 

La metodología que se emplea es el consejo breve entre iguales, lo que propicia un efecto conocido como bola de nieve, con el que se pretende llegar al menos al 80% de la comunidad gitana en Asturias a través de los mercados y los centros de culto.

 

Actualmente se está desarrollando en Asturias una nueva edición de la campaña Somos padres sin malos humos, que arrancó en 2018 y que ha sido muy bien valorada por los técnicos de salud pública y la ciudadanía.

 

Para su puesta en marcha se cuenta con mediadores del colectivo gitano que llevan una camiseta identificativa y explican las ventajas que conlleva el abandono del tabaquismo, así como las consecuencias negativas que provoca este hábito: daños a la salud, quebranto económico, los efectos dañinos de la exposición al humo y su relación con enfermedades como el asma y otras más graves...

 

Uno de los principales valores de la campaña es que tanto el diseño de los materiales como el lenguaje que se utiliza han sido concebidos por mediadores de la asociación Unga para lograr una mejor comprensión, cercanía y aceptación de los mensajes. Esto se percibe muy bien en tres de las propuestas centrales de la campaña: “No fumar en la furgo, no fumar en casa y no fumar delante de tus chaborros”.

 

La I Encuesta de salud infantil de la comunidad gitana en Asturias (2014) pone de manifiesto que dos de cada tres niños gitanos (63,9%) están expuestos al humo del tabaco en sus casas. Es una cifra muy superior a la que encontramos entre la población general, con uno de cada tres menores en esta situación. Están más expuestas las niñas gitanas (68,8%) que los niños del colectivo (59,4%), bien porque se fuma con más asiduidad ante ellas o porque permanecen más tiempo en el hogar.

 

Tabla: Exposición al humo de tabaco en Encuesta de salud infantil para Asturias (2009) y Encuesta de salud infantil de la comunidad gitana en Asturias (2014)

Respecto a la edad, en la encuesta se aprecia cómo se va relajando la costumbre de no fumar delante de los menores según van creciendo. Así, el grupo de niños de 0 a 2 años es el menos expuesto al tabaco (50%). Este porcentaje se eleva cinco puntos en el caso de los pequeños de 3 a 5 años (55%), aumenta hasta el 66,7% en el colectivo de 6 a 11 años y alcanza el 71% en el de 11 a 15 años.

 

Editado por última vez el: 15 May, 2019 Imprimir