El programa educativo Ni ogros ni princesas, distinguido por promover el respeto a la diversidad sexual y de género

Xega subraya que el proyecto combate estereotipos y prejuicios relacionados con la homosexualidad, la transexualidad y la bisexualidad

imagen de noticia
11 August, 2017 Imprimir

El programa Ni ogros ni princesas, que impulsan las consejerías de Sanidad, Educación, Cultura y Deporte y Presidencia, ha sido distinguido con el triángulo rosa del colectivo de lesbianas, transexuales, gais y bisexuales de Asturias porque “pretende abordar la educación afectivo-sexual en la Educación Secundaria, con especial incidencia en el respeto a la diversidad sexual y de género”.

 

El director general de Salud Pública, Julio Bruno, asistirá mañana junto a otros responsables del programa al acto político-institucional que celebra Xente LGTB Astur (Xega) en el Centro Cultural Integrado de El Coto, en Gijón, con motivo del Día Internacional de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales 2013.

 

Con este premio, Xega valora “la importante labor educativa desarrollada por este programa desde hace seis años”, porque “ayuda a combatir los estereotipos y prejuicios en torno a la homosexualidad, transexualidad y bisexualidad”. El colectivo considera, además, que “esta iniciativa puede ser una herramienta para combatir el acoso escolar motivado por la orientación o la identidad sexual de las víctimas”. 

 

La distinción reconoce el trabajo que realizan los responsables del programa para tratar de erradicar la LGTB-fobia desde el ámbito educativo, formando al alumnado en el respeto a la diversidad de orientaciones sexuales y de identidades de género. A juicio de Xega, Ni ogros ni princesas contribuye a crear un entorno educativo “más respetuoso con la diferencia, más integrador y seguro para los adolescentes y jóvenes LGTB, que viven su condición en un entorno que en ocasiones no sólo no es acogedor ni respetuoso, sino que incluso puede ser abiertamente hostil, cuando no un peligro para su desarrollo psico-afectivo o su seguridad”.

 

El director general de Salud Pública señala que la posibilidad de disponer de una información de calidad sobre la sexualidad permite vivirla libremente sin temores ni prejuicios, sustentada en la afectividad, la comunicación, el respecto y el placer. La educación en este ámbito constituye, además, una potente herramienta para prevenir las infeccio­nes de transmisión sexual y los embarazos no deseados.

En este sentido, ha recordado que Sanidad ha diseñado una Estrategia de Salud Sexual y Reproductiva que subraya la importancia de implicar a los profesionales del sistema en la educación de las familias como forma de promover una sexualidad y una afectividad saludables, placenteras e igualitarias a lo largo de la vida.

 

El programa Ni ogros ni princesas fue diseñado en el curso 2007-2008 por las Consejerías de Salud y Educación y el Instituto Asturiano de la Mujer con el objetivo de proporcionar a los adolescentes de Asturias, desde la Educación Secundaria Obligatoria, una formación afectivo-sexual basada en la salud y el placer, en el fomento de la autoestima y la autonomía, en la libertad de elección desde el conocimiento, en la igualdad de hombres y mujeres y en el respeto a las diferentes orientaciones sexuales. La iniciativa forma parte del Programa de Educación Afectivo-Sexual para Asturias, iniciado en 2001.

 

Más información:

 

Editado por última vez el: 11 August, 2017 Imprimir