Firmada la Declaración de Oviedo.

Un documento de consenso pionero en Europa, que propuso la Consejería de Salud del Principado de Asturias, para promover la salud y el bienestar social en la población gitana.

imagen de noticia
19 November, 2019 Imprimir

La Declaración de Oviedo es un documento de consenso, pionero en Europa, que propuso la Consejería de Salud del Principado de Asturias para promover la salud y el bienestar social en la población gitana.

Cambia las dinámicas de intervención, en las que por primera vez se articula la coordinación entre diferentes administraciones con perspectiva de determinantes sociales en los diagnósticos y contando con la participación activa de la comunidad gitana.

Establece unos compromisos basados en la evidencia científica y en las recomendaciones de los organismos internacionales que pueden ser extrapolables a cualquier ámbito de promoción de la salud sobre poblaciones vulnerables o en riesgo de exclusión.

La Declaración de Oviedo sobre intervención comunitaria en materia de salud, que implica la alianza estratégica entre agentes sociales, administraciones y población gitana, así como una perspectiva de intervención común de todas ellas, se ha logrado unificar con la firma de esta alianza estratégica pionera.

Porque, siendo la salud una de las brechas de desigualdad identificadas en las diferentes encuestas de salud de población gitana y uno de los ejes principales de la Estrategia Nacional para la Inclusión Social de la Población Gitana en España 2012-2020, se considera prioritario impulsar las intervenciones de promoción de la salud con una visión de equidad, participación comunitaria y salud en todas las políticas.

La Declaración de Oviedo se sustenta en diez puntos básicos:

1⃣Reconocer e incrementar la capacidad de la población gitana de influir positivamente en las decisiones de su entorno, tanto a nivel individual como colectivo.

2⃣Mejorar el bienestar de la persona y de la comunidad aplicando siempre una perspectiva de equidad.

3⃣Modificar de entornos físicos y sociales frente a la modificación de hábitos individuales, teniendo en cuenta los determinantes sociales.

4⃣Asegurar el objetivo último de una vida digna a toda la población y la erradicación de las desigualdades sociales y en salud injustas y evitables.

5⃣Centrar las actuaciones de los servicios públicos en las necesidades de las personas, potenciando y facilitando la participación de las mismas en la configuración de todas las políticas públicas que les afectan.

6⃣Incorporar procesos de participación reales, vinculantes e inclusivos en todas las fases del desarrollo de políticas y su implementación y evaluación, movilizando a los referentes clave de la comunidad.

7⃣Potenciar los activos para la salud, entendidos estos como todo factor o recurso que fomente la capacidad de los individuos, de las comunidades y las poblaciones para mantener y mejorar la salud y el bienestar de la comunidad.

8⃣Mantener una mirada local, utilizando metodologías colaborativas trabajando con enfoque intersectorial y generando espacios amables y multiculturales.

9⃣Incorporar la perspectiva de equidad, con especial atención a factores de desigualdad como el género, la edad, el nivel cultural, el estatus socioeconómico y migratorio, la orientación sexual o la diversidad funcional.

10 Estar en consonancia con la evidencia científica disponible, comprometiéndose a evaluar el impacto sobre la salud y el bienestar de las personas, más allá de los indicadores cuantitativos.

Editado por última vez el: 27 November, 2019 Imprimir