La revista Plos One publica el trabajo de un equipo del Instituto de Investigación Sanitaria que vincula la diabetes con el aumento de la mortalidad por enfermedad cardiovascular, sobre todo en mujeres

 El estudio refleja que esta patología atenúa la protección cardiovascular que se asocia al sexo femenino  El cambio de hábitos y los tratamientos médicos son cruciales para corregir estos factores de riesgo y prevenir complicaciones

imagen de noticia
2019-02-06 13:09:48.019 Imprimir

La revista científica Plos One, una de las mayores del mundo por volumen de artículos, ha publicado un estudio del grupo de Endocrinología, Nutrición, Diabetes y Obesidad del Instituto de Investigación Sanitaria del Principado (Ispa) que relaciona la diabetes con el aumento de la mortalidad por enfermedades cardiovasculares. Este incremento es significativamente mayor en las mujeres con diabetes de tipo 2 diagnosticada.

 

El equipo de trabajo, vinculado al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) y a la Universidad de Oviedo, concluye, tras 18 años de seguimiento y un ajuste multivariante, que las personas con diabetes tienen un riesgo de mortalidad por todas las causas 1,7 veces mayor que aquellas con valores normales de glucemia (normoglucemia), y hasta 2 veces mayor en el caso de la población con diabetes diagnosticada.

 

En mujeres con diabetes, el riesgo de mortalidad de origen cardiovascular es 3 veces superior al de aquellas que no padecen la enfermedad, y 1,5 veces más alto en el caso de los hombres.

 

El trabajo forma parte del proyecto Asturias y está coordinado por el jefe de sección de diabetes del Servicio de Endocrinología y Nutrición del HUCA, Elías Delgado, y liderado en su última fase por la doctora Jessica Ares. La investigación recoge la evolución durante 18 años de un colectivo de 1.034 personas de 30 a 75 años, de las cuales 48 tenían diabetes diagnosticada, 83 sin diagnosticar, 296 prediabetes y 607 normoglucemia.

 

Tras los años de seguimiento, 74 personas fallecieron a causa de enfermedades cardiovasculares, 72 por cáncer y 58 por otros motivos. Además, de los fallecidos 32 tenían diabetes de tipo 2 sin diagnosticar, 30 diagnosticada, 62 prediabetes y 80 valores normales de glucemia.

 

Al analizar los datos medios de control de factores de riesgo cardiovascular divididos por sexos entre personas con diabetes mellitus de tipo 2 y sin ella, se comprueba que existen diferencias significativas en cuanto al control de la tensión arterial y el perfil lipídico. Así, las cifras medias de presión arterial sistólica, índice de masa corporal (IMC) y colesterol LDL en mujeres con diabetes de tipo 2 frente a las normoglucémicas son mayores que en hombres con la misma patología.

 

También destaca el mayor incremento en la prevalencia de alteraciones en el metabolismo de los lípidos (dislipemias) entre las mujeres. Pese a conocer su diagnóstico, las cifras medias de colesterol LDL son más elevadas que en varones, lo que podría ayudar a explicar la elevada mortalidad de origen cardiovascular que sufren.

 

Asimismo, al calcular el índice CUN-BAE (siglas de Clínica Universitaria de Navarra Body Adiposity Estimator) en la población inicial del estudio y compararlo con el índice de masa corporal (IMC), para después relacionar ambos con los datos de mortalidad obtenidos, se detecta que el incremento de grasa corporal determinado tanto por CUN-BAE como por IMC tras ajuste por factores de riesgo cardiovascular se relaciona directamente con el incremento de la mortalidad en mujeres.

 

Por todo ello, parece claro que la diabetes es un factor de riesgo importante en mujeres, dado que atenúa la protección cardiovascular que se asocia al sexo femenino en la población general.

 

Medidas de actuación

 

Tanto las modificaciones del estilo de vida como la intensificación del tratamiento médico son cruciales para corregir los factores de riesgo cardiovascular y prevenir complicaciones en mujeres con diabetes. También resultan útiles para reducir recurrencias en aquellas pacientes con enfermedad vascular.

 

El estudio refleja que el hecho de que las mujeres tengan una mayor implicación que los hombres en la planificación de las tareas del hogar, doble carga de trabajo, subordinación en la toma de decisiones, mayor precariedad laboral y menor apoyo social para sus cuidados puede condicionar negativamente su alimentación y limitar sus posibilidades de realizar actividad física, favoreciendo así la obesidad y el riesgo de diabetes mellitus de tipo 2.

 

No obstante, son necesarios nuevas investigaciones para entender los mecanismos involucrados y diseñar estrategias de prevención más eficaces. En cuanto a los factores de riesgo estudiados, se ha podido observar un incremento en la prevalencia tanto de hipertensión arterial, como de diabetes y de alteraciones de los lípidos (tanto en hombres como en mujeres), y de obesidad.

 

Sobre el estudio Asturias

 

Asturias es un estudio de cohortes prospectivo realizado para evaluar la prevalencia de diabetes tipo 2 (DM2) y otros factores de riesgo cardiovascular. La primera fase se llevó a cabo entre 1998 y 1999, con el objetivo de determinar la prevalencia de DM2, tanto diagnosticada como no diagnosticada, en la población asturiana.

 

La muestra final incluyó a 1.626 personas, de las que participaron 1.034, lo que supone una tasa de respuesta del 63,6%. Con los datos obtenidos entonces, en 2016 se reevaluó a la población que había participado en el estudio 18 años antes, distribuidos en grupos según categorías de disglucemia, sexo o porcentaje de grasa corporal.

Editado por última vez el: 2019-02-06 13:09:48.143 Imprimir