Programa de detección precoz de cáncer de mama del Principado de Asturias.Resultados 2005-2009

El objetivo de este informe es presentar los resultados del Programa de Detección Precoz del Cáncer de Mama (PDPCM) en el Principado de Asturias para el período 2005-2009.

imagen de noticia
10 April, 2017 Principado de Asturias Imprimir

El cáncer de mama es el tumor más frecuente en mujeres en Asturias, representando el 24,5% de todos los cánceres incidentes y la primera causa de muerte por tumores, con una tasa de 36,3 por diez mil.

El cribado es un servicio de salud pública en el cual a los miembros de una población definida, que no se perciben necesariamente como expuestos o afectados por una enfermedad o sus complicaciones, se les ofrecen pruebas que permitan identificar aquellos con más probabilidad de estar afectados con el fin de reducir, mediante otras pruebas o tratamientos, el riesgo de padecer la enfermedad o sus complicaciones.

Los programas de cribado incluyen un número importante de personas que se sienten sanas con la finalidad de seleccionar solamente a las que están enfermas.

Los cribados, como cualquier intervención sanitaria, tienen riesgos y beneficios que deben ser considerados.

El beneficio es la precocidad en el diagnóstico y la intervención supuestamente mejorará el pronóstico en algunas personas enfermas.

El Consejo de Europa recomienda realizar mamografías de cribado para el cáncer de mama en mujeres de 50 a 69 años, de acuerdo con las directrices europeas de garantía de calidad.

La misma recomendación hace hincapié en que junto a los efectos beneficiosos con respecto a la reducción de la mortalidad específica por cáncer de mama, el cribado puede tener también efectos secundarios adversos para la población sometida a las pruebas.

Así mismo, afirma que las pruebas de cribado recomendadas sólo pueden ofrecerse si están enmarcadas en programas:

  • Con carácter poblacional.
  • Que cuenten con un aseguramiento de la calidad en todos los niveles asistenciales de diagnóstico, tratamiento y seguimiento.
  • En que se informe adecuadamente de los beneficios y los riesgos.
  • En que se disponga de recursos adecuados para el cribado.

La actualización de la Estrategia contra el Cáncer, aprobada por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud en el pleno mantenido el 22 de octubre de 2009, recomienda establecer programas de cribado mediante pruebas mamográficas bienales para esta misma población diana.

El Programa de Atención al Cáncer del Principado de Asturias 2010 - 2013 recomienda en el apartado de prevención secundaria del cáncer de mama, la aplicación con carácter poblacional de programas de cribado de cáncer de mama, a todas las mujeres entre 50 y 69 años mediante mamografía. Así mismo reconoce que todas las recomendaciones relacionadas con el cribado de cáncer de mama para Asturias están recogidas en el Programa Clave de Atención Interdisciplinar (PCAI) editado en 2005.

 

En 1991 se inicia en Asturias el Programa de Detección Precoz de Cáncer de Mama (PDPCM) y desde el año 2001 se realiza en toda la Comunidad Autónoma.

Es un programa de carácter poblacional, en el que se invita a todas las mujeres residentes en la Comunidad Autónoma con edades comprendidas entre los 50 y los 69 años a una prueba de detección cada dos años. Esta prueba consiste en la realización de una mamografía.

La población diana se amplió al grupo de edad de 65 a 69 años en el año 2005. Hasta entonces las mujeres abandonaban el programa al cumplir 65 años.

El carácter poblacional del programa determina que incluya a todas las mujeres de la población diana, con independencia del tipo de aseguramiento sanitario que estas mujeres tengan.

El programa tiene como objetivos reducir la mortalidad por cáncer de mama en las mujeres de la población diana y mejorar la calidad de vida de las enfermas.

En Asturias el programa se organiza siguiendo el mapa sanitario de la Comunidad Autónoma. Ocho Unidades de Detección Precoz, una en cada área sanitaria, realizan las mamografías de cribado a la población diana del área. La gestión de estas unidades depende de la dirección de los hospitales en que se ubican. Cuando la mamografía detecta una lesión sospechosa se continúa el estudio en la Unidad de Evaluación correspondiente.

Atención Primaria estimula la participación de las mujeres objetivo del programa pertenecientes a su Zona Básica de Salud mediante la difusión del programa, informa a las mujeres que no pertenecen a la población diana para que conozcan por qué no son susceptibles de participar en el mismo, y llevan a cabo atención individualizada a mujeres con necesidades específicas de confirmación diagnóstica o tratamiento.

La planificación y difusión del programa depende del Servicio de Salud Poblacional de la Dirección General de Salud Pública y Participación de la Consejería de Salud y Servicios Sanitarios.

La coordinación y seguimiento del programa depende de la Unidad de Análisis y Programas de la Dirección de Atención Sanitaria del SESPA. El Servicio de Física Médica del HUCA realiza el control de calidad físico-técnica del mismo.

 

Conclusiones

 

La mortalidad por cáncer de mama ha experimentado un descenso en Asturias del 17 % entre 1994 y 2006 en la población general y un 25 % en las mujeres menores de 65 años para el mismo periodo, pero esta tendencia es lineal en todo el periodo estudiado, por lo que no es posible asociarla al efecto del cribado exclusivamente, sino a la mejora de la atención sanitaria a las mujeres con cáncer de mama.

La incidencia por cáncer de mama ha aumentado en Asturias, un 25% entre 1991 y 2004, especialmente a expensas de la población diana de cribado. Es errática en menores de 50 años y se mantiene estable en mayores de 69.

El programa de detección precoz parece tener una buena aceptación por parte de la población diana.

Aunque el diagnóstico es más tardío entre las mujeres que no participan en el programa que entre las que si lo hacen, parece que hay un espacio para mejora, siendo posible un diagnóstico más precoz, que aunque aumentaría el riesgo del sobrediagnóstico, aseguraría un impacto mayor en la mortalidad.  

 

Informe de resultados 2005-2008 en pdf 

 

Informe de resultados 2005-2009. Resumen en pdf

 

Programa de Detección Precoz del Cáncer de Mama

Como estrategia para reducir la mortalidad y mejorar la calidad de vida de las mujeres enfermas, el Consejo de Europa recomienda realizar mamografías de cribado para el cáncer de mama en mujeres de 50 a 69 años, de acuerdo con las directrices europeas de garantía de calidad del screening mamográfico.

Editado por última vez el: 13 December, 2018 Imprimir