Recomendaciones para personas alérgicas al polen

En el marco de la Vigilancia de riesgos ambientales y la Salud Pública, se viene realizando por parte de la Consejería de Salud y Servicios Sanitarios en colaboración con el Departamento de Botánica de la Universidad de Oviedo desde 1997 el seguimiento de los niveles de polen en la atmósfera a partir de la información recogida en unos captadores estratégicamente situados en Asturias.

imagen de noticia
03 April, 2017 Imprimir

Los datos de polen, su serie histórica y el conocimiento de datos meteorológicos permiten semanalmente formular estimaciones de niveles de circulación de pone, de gran interés para alérgicos y sanitarios.

 

Cada semana se realiza un informe de actividad de la semana precedente y una estimación para la semana siguiente, a partir de los datos suministrados por dos captadores de polen situados uno en Gijón y otro en Oviedo. Dicha información se integra en los datos de la Red Nacional de Vigilancia Palinológica.

 

¿Qué es el polen?

 

El polen es el conjunto de granos diminutos producido en las anteras de las flores con fines reproductivos. Los granos de polen no se pueden ver a simple vista, y se necesita ampliarlos con microscopio para observar sus características.

 

El polen puede causar problemas alérgicos en personas sensibles.

 

Los niveles de polen en el aire dependen de muchos factores:

  • De la llamada polinización anemófila: el transporte de polen de las plantas a través del aire.

  • Del período de polinización de cada planta. Esto depende de las circunstancias meteorológicas de cada estación anual y de la pluviosidad.

  • Del período de floración de cada planta, que depende de la climatología, latitud y altitud.

 

Por tanto, se puede decir que hay polen durante todo el año, lo que cambian son las plantas o especies que están en floración o polinización en las distintas estaciones y esta situación varía cada año. Por eso es importante, realizar una vigilancia de las características y niveles de polen circulantes a lo largo de todo el año para establecer recomendaciones y medidas específicas para las personas alérgicas a cada tipo de polen.

 

¿Qué debe hacer una persona alérgica al polen en épocas de polinización?

 

  • Conocer los tipos de polen a los que una persona es alérgica y conocer los períodos típicos de polinización de las plantas que producen esos pólenes.

  • Emplear filtros de polen en el aire acondicionado de vehículos y viviendas, si fuera necesario.

  • Viajar en coche o autobús con las ventanillas cerradas (evitar la bicicleta y moto).

  • Emplear gafas de sol en el exterior y si fuera necesario mascarillas para evitar contacto con mucosas de ojos, boca y nariz. Limpiarse frecuentemente con agua fresca nariz y ojos.

  • En el domicilio, utilizar frecuentemente el aspirador y limpiar con bayeta húmeda.

  • Dormir siempre con ventanas cerradas.

  • Si se es alérgico a gramíneas, evitar el contacto con el césped y evitar siempre sentarse o incluso segarlo o cortarlo.

  • En días de fuertes vientos y tormentas primaverales los niveles de polen suelen elevarse.

  • Utilizar la medicación antialérgica según las pautas prescritas por personal facultativo atendiendo a sus posibles efectos secundarios.

 

Editado por última vez el: 25 October, 2017 Imprimir