Prácticas seguras en el acto quirúrgico y los procedimientos de riesgo

Listado de verificación de procedimientos de riesgo: la lista de verificación divide la operación en tres fases: entrada, pausa quirúrgica y salida.

imagen de noticia
10 April, 2017 Principado de Asturias Imprimir

La Seguridad del Paciente es un componente clave de la calidad asistencial.Los efectos no deseados secundarios en la atención sanitaria representan una causa de elevada morbilidad y mortalidad en todos los sistemas sanitarios desarrollados.

 

El Ministerio de Sanidad y Política Social ha situado la seguridad del paciente en el centro de las políticas sanitarias como uno de los elementos clave de la mejora de la calidad. Constituye la estrategia número 8 del Plan de Calidad para el Sistema Nacional de Salud (SNS), que se viene desarrollando desde 2005 en coordinación con las Comunidades Autónomas.

 

Desde la Dirección General de Calidad e Innovación en los Servicios Sanitarios de la Consejería de Salud y Servicios Sanitarios se consideran las políticas de la seguridad del paciente fundamentales y una apuesta imprescindible dentro del sistema de calidad. El proyecto busca la mejora en la seguridad de los pacientes que se someten a una intervención quirúrgica, adheriéndose a las recomendaciones publicadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), cuyo cumplimiento ha mostrado una disminución en las complicaciones y en la mortalidad, y además, con la misma filosofía, extender este beneficio a los procedimientos de riesgo realizados fuera del bloque quirúrgico.

 

Los procedimientos en sitios incorrectos (que incluyen el lado equivocado, el órgano equivocado, el lugar equivocado, el implante equivocado o la persona equivocada) son poco frecuentes, pero no son un evento “raro”. Se consideran incidentes evitables, que en gran parte son el resultado de una mala comunicación y de una información no disponible o incorrecta. Uno de los principales factores que contribuyen al error es la falta de un proceso preoperatorio estandarizado y probablemente de un grado de automatización del personal (verificar sin pensar) en la forma de encarar las rutinas de verificación preoperatorias.

 

En la década de los 80, la Academia Americana de Ortopedia y la Asociación Canadiense de Ortopedia identificaron los sitios quirúrgicos incorrectos como un problema e introdujeron programas para marcar el sitio quirúrgico como medida preventiva. Desde que la Joint Commission comenzó a revisar los eventos centinela, en sus análisis de causas fundamentales en los Estados Unidos, hace más de una década, el sitio quirúrgico incorrecto se ha convertido en la categoría de eventos centinela denunciada con más frecuencia. Se han publicado dos boletines informativos sobre alertas de eventos centinela relativos a este tema, uno en 1998 y otro en 2001.

 

La Organización Mundial de la Salud, la Organización Panamericana de la Salud, el Comité de Sanidad del Consejo de Europa y diversas agencias y organismos internacionales han desarrollado estrategias en los últimos años para proponer planes, acciones y medidas legislativas que permitan reducir los incidentes y eventos adversos evitables en la práctica clínica.

 

La Alianza Mundial para la Seguridad del Paciente se crea por la OMS en 2004 y promueve la sensibilización y el compromiso político para mejorar la seguridad de la atención sanitaria. Un elemento fundamental del trabajo de la Alianza es la formulación de Retos Mundiales por la Seguridad del Paciente.

La OMS ha emprendido múltiples iniciativas a escala mundial y regional para mejorar la seguridad de la cirugía. La Iniciativa Mundial para la Atención de Emergencia y Quirúrgica Esencial y las Directrices para la atención traumatológica básica se centraron en el acceso y la calidad. El segundo Reto Mundial por la Seguridad del Paciente, “La cirugía segura salva vidas”, aborda la seguridad de la atención quirúrgica.

 

La Alianza Mundial para la Seguridad del Paciente empezó a trabajar en este reto en enero de 2007. El objetivo es mejorar la seguridad de la cirugía en todo el mundo, definiendo para ello, un conjunto básico de normas de seguridad que puedan aplicarse en todos los Estados Miembros de la OMS. Con este fin, se reunieron grupos de trabajo compuestos por expertos internacionales cuyo trabajo definió áreas de mejora en seguridad, líneas de acción y objetivos esenciales que todo equipo quirúrgico debería alcanzar durante la atención quirúrgica. Esos objetivos se condensaron en la “Lista OMS de verificación de la seguridad de la cirugía”. La lista pretende ser una herramienta sencilla a disposición de los profesionales sanitarios, para mejorar la seguridad en las intervenciones quirúrgicas y reducir los efectos adversos evitables.

 

El segundo Reto Mundial por la Seguridad del Paciente pretende mejorar los resultados quirúrgicos de todos los pacientes. Para ello, se necesita un sólido compromiso político y que haya en todo el mundo, grupos de profesionales dispuestos a abordar los problemas comunes (y potencialmente mortales) que conlleva una atención quirúrgica poco segura.

 

Un reciente trabajo publicado en New England Journal of Medicine, muestra que la cumplimentación de un listado de verificaciones que se realiza en tres momentos (en la antesala de quirófano, justo antes de comenzar la intervención y al finalizar la misma) disminuye las complicaciones y la mortalidad de los pacientes en un número representativo de hospitales de todo el mundo.

 

Para la elaboración de este documento se ha creado un grupo de trabajo multidisciplinar en el que están representados anestesistas, cirujanos, profesionales de enfermería, coordinadores de calidad (o personal de unidades de gestión de riesgos) y personal de la Consejería. El fin es elaborar un documento de consenso que permita la implantación de la lista de verificación quirúrgica, en todas las intervenciones quirúrgicas y el listado de verificación en procedimientos de riesgo, en todos los hospitales de la red de utilización pública del Principado de Asturias.

 

OBJETO

  • Mejorar la seguridad de los pacientes en las intervenciones quirúrgicas y procedimientos de riesgo, diagnósticos o terapéuticos en el Principado de Asturias y reducir los incidentes evitables.
  • Trabajar para que la cultura de seguridad del paciente sea un patrón de referencia de nuestra práctica sanitaria diaria.

 

 

    Prácticas seguras en el acto quirúrgico y los procedimientos de riesgo(pdf)

 

        La Cirugía Segura Salva Vidas: Segundo Reto Mundial por la Seguridad del Paciente. Organización Mundial de la Salud (pdf) 

Editado por última vez el: 03 December, 2018 Imprimir