Evaluación de la Estrategia Nacional de Cardiopatía Isquémica. Asturias 2012

El Ministerio de Sanidad y Política Social del Gobierno de España y las Comunidades Autónomas, de acuerdo con las directrices de la OMS han desarrollado la Estrategia del Sistema Nacional de Salud frente a la Cardiopatía Isquémica que recoge líneas de trabajo prioritarias para hacer frente a la primera causa de muerte de la población española.

imagen de noticia
04 April, 2017 Principado de Asturias Imprimir

Según la Estrategia Nacional de Cardiopatía isquémica, en España, las enfermedades cardiovasculares son, generalmente, la primera causa de muerte para la población española.

 

La enfermedad coronaria o cardiopatía Isquémica, esta entre las primeras causas de muerte en Asturias y España. Es una entidad nosológica que tiene un importante impacto tanto en el individuo que la padece, en su calidad de vida, como en su futuro personal y social e incrementa el riesgo de muerte súbita.

 

En el año 2004 las enfermedades cardiovasculares generaron 123.867 fallecimientos, 56.359 hombres y 67.508 mujeres, significando el 33,3% de todas las defunciones, el 29% en hombres y el 38% en mujeres. La tasa bruta de mortalidad fue de 290 fallecimientos por cada 100.000 habitantes, siendo de 269 en hombres y de 311 en mujeres.

 

En Asturias, en el año 2008 las enfermedades del sistema circulatorio generaron 4.251 fallecimientos, 1.816 en hombres y 2.435 en mujeres, significando el 33,3% de todas las defunciones, el 28,4% en hombres y el 38,5% en mujeres. La tasa bruta de mortalidad fue de 350,4 en hombres y de 433,4 en mujeres.

 

La enfermedad Isquémica del corazón ocasiona habitualmente en España el mayor número de muertes por enfermedad cardiovascular siendo en 2004 el 31% del total y dentro de ella, el infarto agudo de miocardio es la más frecuente, (61%), un 62% en hombres y un 58% en mujeres.

 

En Asturias, en el año 2009 las tasas estandarizadas mediante población europea de mortalidad por cardiopatía isquémica ha sido de 57,5 casos por cada 100.000 habitantes siendo en hombres de 87, 0 y en mujeres de 33,8. Por edades las tasas más elevadas han sucedido en personas de 65 y más años (528,5) seguido de personas de 45-64 años de edad (tasa de 52,5).

 

Además del impacto citado sobre la salud y sobre la calidad de vida relacionada con la salud de los ciudadanos, la cardiopatía isquémica también es responsable directa de importantes costes, también indirectos. En 2003, se estimaban en unos 2.000 millones de euros anuales solo en España.

 

No obstante, y a pesar de estas cifras, diversos expertos coinciden en que las enfermedades cardiovasculares pueden ser prevenibles de forma integral: en primer lugar, siguiendo hábitos de vida saludables (en torno a un 75% de las causas de estas enfermedades están relacionadas con factores como el tabaquismo, el sedentarismo, la hipertensión, la diabetes o la obesidad); en segundo lugar, mediante una detección precoz; y, por último, son prevenibles también su impacto una vez que se ha manifestado la enfermedad.

 

El Ministerio de Sanidad y Consumo de acuerdo con los planteamientos de la OMS, propugnó un enfoque que de manera integrada combinase tanto la prevención, el diagnóstico como el tratamiento de la cardiopatía isquémica mediante medidas combinadas para la diabetes, los accidentes cerebro-vasculares, el cáncer, y otras enfermedades crónicas, porque muchas de ellas comparten muchos factores de riesgo comunes: tabaquismo, dieta, actividad física, y requieren respuestas similares desde los servicios sanitarios del Sistema Nacional de Salud y desde la sociedad en general en términos de promoción y prevención de la salud.

 

En ese contexto, el Ministerio de acuerdo con las CCAA estableció la Estrategia frente a la Cardiopatía Isquémica del Sistema Nacional de Salud que va a constituir un texto de apoyo para la coordinación en toda España de los planes o programas de prevención y promoción de la salud, de los medios de diagnóstico apropiados para realizar una precoz detección de la enfermedad y de la puesta en práctica de tratamientos cada vez más eficaces en Cardiopatía Isquémica.

 

La Estrategia nacional propuesta recoge actuaciones en ocho líneas prioritarias:

 

• Promoción y protección de la salud;

• Detección, diagnóstico y tratamientos de factores de riesgo;

• Síndrome coronario agudo;

• Enfermedad coronaria crónica, angina estable, disfunción ventricular izquierda, muerte súbita;

• Revascularización miocárdica y trasplante cardíaco;

• Prevención secundaria y rehabilitación cardiaca;

• Sistemas de Información e Investigación.

 

En cada una de estas líneas se realiza un análisis de situación, se detectan los puntos críticos y se priorizan los objetivos propuestos para cada una de ellas.

 

También, se hace especial énfasis en las acciones que se deben realizar en cada una y en los indicadores a utilizar para evaluar el desarrollo de la Estrategia.

 

Todas las Estrategias nacionales tiene como característica el establecer estándares de actuación y proponer modelos de intervención basados en las buenas prácticas disponibles en los distintos ámbitos de la promoción, la prevención, el manejo clínico, la rehabilitación y la reinserción social, y en los sistemas de información e investigación.

 

También, deben ser elaboradas con amplia participación de las sociedades científicas y otros agentes sociales, además de ser revisadas periódicamente.

 

La estrategia en Cardiopatía Isquémica del SNS, en concreto, ha propuesto estándares científicos e indicadores que intentan ofrecer garantía de calidad,  basados en la evidencia científica disponible de manera que:

 

• Se garantice la continuidad asistencial y la fluidez entre niveles, servicios e instituciones, buscando la optimización de las redes asistenciales.

• Se promueva la investigación en todos los aspectos de la enfermedad.

• Se monitoricen los procesos y los resultados.

• Se revisen y actualicen periódicamente los logros y los objetivos de la Estrategia de Cardiopatía Isquémica

Editado por última vez el: 04 November, 2019 Imprimir