La gripe en la población infantil

Información para las familias.

imagen de noticia
17 October, 2017 Imprimir

¿Qué es la gripe?

Es una enfermedad aguda, muy contagiosa, causada por los virus de la gripe. En niños sanos, en la inmensa mayoría de los casos, es una enfermedad leve que cursa sin complicaciones y no necesita tratamiento especial.

 

¿Cómo se manifiesta? (síntomas de gripe)

Si su hijo tiene fiebre, malestar, mocos y tos, y especialmente si ha estado en contacto con personas que padezcan gripe, es posible que tenga gripe; en ocasiones pueden tener también vómitos y diarrea.

 

Si los síntomas son leves no necesita acudir a su pediatra

Mantenga al niño en casa, con ropa ligera, en reposo relativo y ofrézcale líquidos abundantes. Si lo necesita, déle el tratamiento para la fiebre recomendado habitualmente por su pediatría. Si tiene usted dudas, puede contactar por teléfono con su Centro de Salud.

Para evitar otros contagios siga las siguientes recomendaciones:

 

• Utilice pañuelos desechables para la limpieza de mocos y para cubrir la boca al toser o estornudar.

 

• Limpieza frecuente de las manos del niño y los adultos encargados de su cuidado; será necesario hacerlo entre 5 y 10 veces al día.

 

• Utilice una toalla para el solo y no comparta los cubiertos y vasos sin lavarlos previamente.

 

• Ventile adecuadamente la habitación y limite lo máximo posible los contactos con otros niños o adultos.

 

• No envíe al niño a la guardería ni al colegio hasta un día después de desaparecer la fiebre.

 

Acuda a su pediatra si su hijo tiene síntomas de gripe y:

 

• Tiene menos de dos años y fiebre de más de 38º. Tenga en cuenta que a esta edad la gripe puede manifestarse sin síntomas respiratorios, sólo con fiebre, llanto, irritabilidad y tendencia excesiva al sueño.

 

• Tiene una enfermedad crónica

 

HOJA INFORMATIVA PARA PADRES DE NIÑOS CON DIAGNÓSTICO DE GRIPE

 Su hijo padece un proceso febril agudo compatible con síndrome gripal. La gripe es una enfermedad aguda, muy contagiosa, causada por virus. En niños sanos, en la inmensa mayoría de los casos, es una enfermedad leve que cursa sin complicaciones y no necesita tratamiento especial.

Pero si usted detecta alguno de los signos que se enumeran a continuación, debe acudir de nuevo con su hijo al Centro de Salud o a Urgencias para nueva valoración:

 

• Si su hijo está adormilado, muy decaído o, por el contrario, muy irritable.

 

• Si ha tenido una convulsión.

 

• Si se queja de dolor de cabeza intenso y vomita varias veces. Si el niño tiene otros síntomas neurológicos: ve mal, no mueve bien los brazos o las piernas, camina o habla con dificultad.

 

• Si el niño respira con dificultad o si la dificultad respiratoria empeora: respira cada vez más deprisa, se le marcan las costillas, mueve mucho el abdomen o se le hunde el pecho. Si se pone morado o pálido.

 

• Si el niño vomita mucho, no tolera sólidos ni líquidos, o vomita aunque no tome nada. Si tiene mucha sed, los ojos hundidos, llora sin lágrimas u orina poco.

 

• Si presenta en la piel manchas rojizas de aparición brusca.

 

• Si no pueden controlar la fiebre después de 4 días de evolución.

 

RECUERDE:

 

• Siga las recomendaciones y tratamiento del médico que le ha atendido.

 

• Permanecerá en el domicilio hasta un día después de que desaparezca la fiebre; adopte medidas de higiene básicas (pañuelos desechables y lavado frecuente de manos) y limite lo máximo posible los contactos con otros niños o adultos

Editado por última vez el: 13 December, 2018 Imprimir