Prescripción por Principio Activo en OMIap

En próximas fechas se presentarán las modificaciones realizadas en OMIap para facilitar la prescripción por principio activo. Esta estrategia pretende ayudar a los profesionales a utilizar la nomenclatura internacional en su práctica diaria

imagen de noticia
04 April, 2017 Imprimir

El principio activo es la sustancia con propiedades médicas que constituye la parte fundamental de cualquier presentación farmacéutica. El resto de componentes, o excipientes, no tienen actividad farmacológica.

La prescripción por Principio Activo permite:

  • Identificar correctamente la medicación que toma cada paciente.
  • Disminuir la variabilidad derivada del cada vez mayor número de nombres para un mismo principio activo.
  • Reduce el número de nombres/marcas a recordar.
  • Evita la posibilidad de sentirse presionados por los laboratorios comerciales.
  • Utilizar la misma nomenclatura que en las publicaciones científicas.
  • Disminuir el gasto en farmacia.

 

La prescripción por principio activo es utilizada desde hace años en paises como Estados Unidos de Norteamérica, Francia o el Reino Unido y dentro de España en varias Comunidades Autónomas como Castilla y León, Andalucía o el Pais Vasco.

Desde hace ya más de 50 años, todos los medicamentos se conocen por su Denominación Común Internacional (DCI) que en su adaptación al Español recibe el nombre de Denominación Oficial Española (DOE).

 

La Organización Mundial de la Salud propone generalizar la prescripción por principio activo debido a las múltiples ventajas que tiene tanto para los profesionales como para los pacientes:

1.- Facilita el reconocimiento del medicamento en las fuentes de información y su lugar en la terapéutica. Conviene recordar que durante la licenciatura de medicina, farmacia o enfermería, la formación en farmacología se realiza utilizando la nomenclatura internacional de los principios activos. Por otro lado, las publicaciones científicas y las guías de práctica clínica utilizan esta nomenclatura en todos los estudios publicados.

2.- Ayuda a evitar errores en la prescripción. La velocidad a la que los laboratorios introducen cambios, a veces importantes, en sus presentaciones, dificulta que los profesionales puedan estar al día en estos cambios. Sin embargo, las modificaciones en los principios activos son siempre mucho menores y de más fácil asimilación.

3.- Permite racionalizar el gasto disminuyendo el mismo lo que permitirá utilizar esos recursos en mejorar la cobertura sanitaria.

 

En el documento adjunto se explican las modificaciones que se introducirán en la Historia Clínica Electrónica de Atención Primaria para facilitar la prescripción por Principio Activo.

 

Editado por última vez el: 27 July, 2017 Imprimir